Angel Della Valle

Escrito por Super User.

Compramos Pinturas de Artistas Precursores Argentinos: Angel Della Valle

Angel Della Valle (1855-1903) San Martín puso pie en el estribo, montó el bayo, salió del convento y dijo con voz áspera: Espero que tanto los señores oficiales como los granaderos se portarán con la conducta que merece la opinión del regimiento. Era una amenaza directa: los hombres sabían que debían temerle más al deshonor y a aquel jefe severo e indoblegable que a cualquier salvajismo de la infantería española.

El coronel desenvainó el sable de Londres y pensando en su envolvente y mortal juego de pinzas le dijo a Bermúdez que lo esperaba en medio de las tropas enemigas para darle instrucciones. Luego se puso a la cabeza del ala izquierda. Nadie pensó en ese instante que exponerse de esa manera era casi un suicidio. Nadie pensó nada en ese instante. El coronel y el capitán hicieron lo mismo: movieron sus dos columnas de sesenta granaderos cada una y gritaron: Escuadrón de frente, guía derecha, al trote, al galope. Las voces de mando se sucedían a gran velocidad: los godos estaban a doscientos metros y ya sonaba el clarín del ataque. Los caballos iban sin freno y espoleados, los jinetes se apoyaban sobre los estribos y llevaban el cuerpo hacia adelante con la espada afirmada sobre el muslo derecho y la punta altiva. San Martín tenía su clásico ardor de úlcera en el estómago pero lo disimulaba, Bermúdez iba por el otro flanco a la carrera pero levemente rezagado. El sexto sentido del coronel le indicó en un relámpago que el capitán llegaría tarde, pero ya estaban a sesenta metros y todo estaba jugado. Virgen Santa, murmuró. Y alzó el sable morisco para gritar ¡A degüello! con aquel vozarrón que dejaba tiesos a tantos

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1064229

Metales

[Most Recent Quotes from www.kitco.com]

Geolocalización Empresas Olivares